TRADUCTOR

Buscar este blog

12.6.13

EL REGRESO DEL APÓSTOL

RICARDO CODORNÍU Y STÁRICO

Ricardo Codorníu y Stárico

Ricardo Codorníu y Stárico nació en 1846 en Cartagena. Se licenció como Ingeniero de Montes en Madrid en 1871 y posteriormente ingresó en el Cuerpo Nacional de Ingenieros de Montes; fue el máximo responsable de la Dirección Hidrográfica-Forestal del Segura, jefe de inspección de Repoblaciones Forestales y del Servicio Hidrográfico-Forestal del Ministerio de Fomento.

En 1888 arranca la reforestación de Sierra Espuña, en Murcia, a cargo de la Comisión de Repoblación de la Cuenca del Segura, y un año después Codorníu visita la sierra y se siente impresionado al ver el estado de desertificación en el que se encontraba. Esto lo animó a sumarse a la tarea de repoblarla en su totalidad, empresa que le llevó toda la vida junto con la detención de las dunas de Guardamar mediante la repoblación forestal de la zona.


Su labor no se limitó a la ingeniería, sino que abarcó también la difusión y enseñanza de la importancia que la reforestación tiene en nuestro entorno; redactó numerosas publicaciones, entre las que cabe destacar la titulada Doce árboles, narraciones que dedica a sus doce nietos un forestal en activo, una serie de cuentos, cada uno de los cuales está dedicado a uno de sus nietos.

Fue también fundador de la Sociedad de Amigos del Árbol y máximo colaborador en el sostenimiento económico de su Boletín, director de la revista España Forestal y presidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural. Se le concedió la Encomienda de Alfonso XII y las Grandes Cruces de Isabel la Católica y del Mérito Agrícola.

Codorníu fue un hombre que creyó en el hombre y prueba de ello es el hecho de que introdujo en España, a través de Murcia, el esperanto, la lengua internacional en la que tanta fe pusieron muchos. Buscando romper barreras idiomáticas, se convirtió en líder indiscutible de esta disciplina, fundando la Sociedad Española para la propaganda del Esperanto, de la que fue presidente, y editando cuatro revistas, una de ámbito internacional: Vaga Stelo, otra nacional: Hispana Stelo, otra para Murcia: Murcia Stelo y otra para los ingenieros de montes: Arbara Stelo.

Falleció el 26 de septiembre de 1923 en Murcia. Los periódicos de la época se hicieron eco del deceso y le dedicaron alabanzas en las que se ve, más que el elogio que se acostumbra a hacer a los que ya no están, un sentido recuerdo y una gran admiración.

EL MONUMENTO
Tres años más tarde, en 1926, aparece en el diario El Tiempo una iniciativa de Vicente Llovera, sobrino de Codorníu, para rendirle un homenaje. Se constituye entonces una comisión para  abrir una suscripción y ponerse en contacto con la comisión existente en Madrid para colaborar en la terminación del busto que se va a instalar en el Retiro y, con el dinero sobrante, hacer lo propio en Murcia y, si aún queda algo, erigir otro monumento en Sierra Espuña.

Monumento a Codorníu en el Retiro
Obra de Ignacio Pinazo Martínez
El 26 de junio, el diario El Liberal, de Murcia, se hace eco de la inauguración del monumento de Madrid, obra del valenciano Ignacio Pinazo Martínez.

Los fondos reunidos excedieron con creces las expectativas y en la junta que tiene lugar en Murcia el siete de julio de 1926 se da a conocer la cantidad reunida para pagar el monumento de Murcia, que ascendía a seis mil seiscientas noventa y siete pesetas con cincuenta céntimos y ya entonces había enviado el escultor murciano José Planes un boceto que fue aprobado. Se decide, igualmente, solicitar al Ayuntamiento el permiso correspondiente para situar el monumento bajo el gran ficus de la plaza de Santo Domingo y se fija para su inauguración el cuatro de octubre de ese año, fecha en la que se celebra San Francisco de Asís, patrón de los forestales merced a la intervención del propio Codorníu.



En 1926, el escultor José Planes Peñalver (1891-1974) vive en Madrid, aunque siempre sigue vinculado a Murcia mediante encargos de particulares para retratos, panteones y esculturas y otros contratos firmados con comisiones y juntas, así como con el propio Ayuntamiento para la realización de monumentos de homenaje a los ilustres de la tierra.
Por estos años aún trabaja el naturalismo realista, demostrando la buena traza con el cincel, y los retratos que ejecuta entonces para fines públicos así lo demuestran. El cambio que experimentará posteriormente hacia formas más estilizadas y abstractas no comenzará a atisbarse en las obras públicas de Murcia hasta el tributo rendido a Jara Carrillo en 1933.

El periódico El Liberal, de fecha cinco de octubre, refleja el acto de inauguración del monumento en el que, además de intervenir todas las autoridades representativas, los miembros de la comisión y la familia del homenajeado, estuvo también presente una sección de exploradores a los que Codorníu estuvo vinculado.
La descripción que hace el artículo del monumento no puede ser más elogiosa:
Llamó poderosamente la atención el trabajo en mármol del busto del señor Codorníu, de igual manera que el motivo ornamental de la columna que lo sostiene. La niña que en actitud humilde y reverente ofrenda flores a el viejo forestal, es un indiscutible acierto del genio creador del joven e ilustre escultor murciano.

Busto de Codorníu
Obra de José Planes Peñalver
El busto, de mármol italiano, es de gran realismo y guarda gran fidelidad con la fisonomía del personaje, aunque la originalidad del monumento radica en el pedestal, al que se abraza esa niña que lleva unas flores y unas ramas de pino; una figura subsidiaria que plasma el rasgo emotivo del recuerdo que Codorníu dejó en todos los que valoraron, y valoran, la inmensa labor que desarrolló en favor de la conservación de la naturaleza y su proyección a generaciones futuras. 








Figura subsidiaria en el pedestal
En las formas infantiles que se abrazan al pedestal se plasma el agradecimiento de las siguientes generaciones por habernos dejado un monte poblado de árboles y unas enseñanzas que, más allá de la botánica, encierran valores universales.


Su situación bajo el gran ficus, como la de los otros dos bustos del Retiro y Espuña, fue meditada y calculada para que su memoria siempre acompañe y esté acompañada por los árboles, cuya defensa le hicieron merecedor del apelativo con el que ha trascendido hasta nuestros días: El Apóstol del Árbol.






Estado del monumento antes de su restauración
Últimamente el monumento estaba un tanto deteriorado. El busto había perdido la nariz, las raíces del ficus lo empujaban, haciéndole perder la verticalidad y los grafiteros poco profesionales habían hecho sus garabatos que, lejos de aportar ningún elemento decorativo, plasmaban un síntoma de dejadez.



El Ayuntamiento de Murcia decidió retirarlo en la primavera de 2012 y encargar su restauración al nieto del escultor: José Planes Lastra










Tras más de un año en el taller, Codorníu ha vuelto a la plaza de Santo Domingo aunque su ubicación ha variado, quizá para evitar que el ficus vuelva a empujarle. 


Monumento al Apóstol del Árbol tras ser restaurado

Ha sido instalado en un parterre frente al gran árbol, convirtiéndose así en su vigía más atento.

Ha regresado el Apóstol del Árbol.


Fuentes:
MELENDRERAS GIMENO, José Luís: Escultores murcianos del siglo XX. Murcia: José Luís Melendreras Gimeno, 1999.
MORALES, E.: El Viejo Árbol (Vida de Ricardo Codorníu y Stárico). Murcia: Asociación Carolina Codorníu, 1996.
RODRÍGUEZ LLOPIS, Miguel (Dir.), MARTÍNEZ CARRIÓN, José Miguel (Coord.): Atlas histórico ilustrado de la Región de Murcia y su antiguo Reino. Murcia: Fundación Séneca – Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia, 2006.
Diario La Verdad de 27 de septiembre de 1923
Diario El Tiempo de 11 de noviembre de 1923.
Homenaje a D. Ricardo Codorníu”, en diario El Tiempo, de 29 de abril de 1926.
Homenaje a don Ricardo Codorníu”, en diario El Tiempo de 7 de julio de 1926.
Ayer tarde se descubrió el monumento al apóstol del Arbol”, en El Liberal de 5 de octubre de 1926.
Cariñoso homenaje de las Corporaciones locales de la provincia al Apóstol del Árbol Don Ricardo Codorníu”, en diario El Tiempo de 26 de julio de 1927.
CODORNÍU Y STÁRICO, Ricardo: “La repoblación de montes”, en Hojas Divulgadoras del Ministerio de Fomento, Madrid, 1915. [En línea]
MONERRI, José: “Un cartagenero repobló Sierra Espuña” en La Verdad de 1 de noviembre de 2010 [En línea] 
PÉREZ OVILO, José Luís: “Homenaje a un humanista español: don Ricardo Codorníu” [En línea] <http://www.gazetoteko.com/espe/rikardo.htm
RUIZ DE LA TORRE, Juan: “La sociedad del siglo XXI y el monte”, 2007. [En línea] <http://www.uhu.es/5jornadasforestales/descargas/JuanRuizDeLaTorre_SOCIEDAD_S_%20XXI_MONTE.pdf

Fuentes de las imágenes:
Retrato de Codorníu: Aula 15. Página web del CEIP Ricardo Codorníu de Alhama de Murcia [En línea] <http://aula-15.blogspot.com.es/p/ricardo-codorniu-y-starico.html>
Imagen del monumento a Codorníu en el Retiro: monumentamadrid [En línea] <http://www.monumentamadrid.es/AM_Monumentos5/AM_Monumentos5_WEB/index.htm#mon1.8262>
Imágenes del monumento restaurado: Academias del jardín (Blog) [En línea] <http://academiasdeljardin.blogspot.com.es/2013/06/restaurado-el-monumento-del-apostol-del.html>