TRADUCTOR

Buscar este blog

23.3.16

UN ÁTOMO DE OPTIMISMO


La historia del Atomium es ante todo la del amor de los belgas por un edificio fuera de lo común y simbólico de un estado de espíritu que casa con humor la audacia estética y la maestría técnica. Insólito e inolvidable por su aspecto, el Atomium posee una rara cualidad: la de poner a todos de buen humor y conceder sueños maravillosos.
Diane Hennebert, 2008


La Exposición Universal e Internacional de Bruselas de 1958 era la primera que se celebraba tras la Segunda Guerra Mundial, en plena Guerra Fría. Los gobiernos aliados de Europa Occidental aprovecharon para mostrar sus éxitos de guerra, mientras que los del Eje intentaron limpiar su imagen de cara al mundo.

Pero aparte del aspecto político, la exposición fue relevante por la variedad de elementos científicos que se presentaron, entre ellos el que llevó la española Ángela Ruiz Robles, denominado enciclopedia mecánica, que fue precursor del actual libro electrónico y le valió la medalla de bronce de la exposición.

Bélgica sorprendió con un cristal elemental de hierro agrandado 165 millones de veces que fue concebido por el ingeniero André Waterkeyn.








La composición alcanzaba una altura de 102 metros y estaba formada por nueve esferas conectadas entre sí que fueron adaptadas por los arquitectos André y Jean Polak. Estaba íntegramente forrado de acero inoxidable.





El Atomium fue, sin duda, el símbolo de la exposición. Con él se expresaba la voluntad democrática de alcanzar la paz entre todos los países y avanzar en el progreso, tanto técnico como científico. 

Planteaba, por tanto, una visión optimista del futuro de un mundo nuevo, moderno y muy tecnológico que debía posibilitar que se viviera mejor. Un mundo en el que cabía la utilización, con fines pacíficos, de la energía atómica (scanner médico, producción de energía eléctrica); este planteamiento fue, indudablemente, algo determinante para la concepción del Atomium como símbolo de esa voluntad.

Su existencia tenía los días contados, pues debía desmontarse al finalizar la exposición, pero fue tal su éxito y alcanzó tal popularidad, que se decidió incorporarlo al paisaje de Bruselas, quedando así como símbolo permanente de futuro y buena voluntad.


En 2006 fue restaurado y, actualmente, no es solamente una forma para contemplar, sino que es visitable y, en su interior, alberga un museo con colección permanente y exposiciones temporales.

Totem-faro en el cielo de Bruselas; ni torre, ni pirámide, un poco cúbico, un poco esférico, a medio camino entre la escultura y la arquitectura; especie de ovni en la historia cultural de la Humanidad, su acero inoxidable lo convierte en un espejo en el que refleja tanto el pasado como el futuro, confrontando nuestras utopías de ayer y nuestros sueños de mañana.

El Atomium es, a la vez, un objeto, un lugar, un espacio, una utopía y un símbolo único en el mundo que escapa a cualquier clasificación.

Cincuenta años después sigue encarnando esas ideas de futuro y universalidad y perpetúa, a través de su programación cultural, lo planteado en 1958. ¿Qué tipo de futuro queremos para mañana?.


FUENTES:
ATOMIUM site officiel de l'Atomium [En línea] <http://www.atomium.be/History.aspx?lang=fr>

"La Exposición Universal e Internacional de Bruselas (Expo 1958)", eJournal USA [En línea] <http://web.archive.org/web/20081121205044/http://usinfo.state.gov/journals/itps/0406/ijps/brussels.htm>

"Exposición General de primera categoría de Bruselas (1958)", Wikipedia [En línea] <https://es.wikipedia.org/wiki/Exposición_General_de_primera_categor%C3%ADa_de_Bruselas_(1958)>


FUENTES DE LAS IMÁGENES:

"After the party", One stop arts [En línea] <http://onestoparts.com/review-after-the-party-legacy-of-celebration-riba>

megaconstrucciones.net [En línea] <http://megaconstrucciones.net/?construccion=atomium>

"Atomium", Rollgum.com [En línea] 
<http://www.rollgum.com/wp-content/uploads/2015/10/Andre_WATERKEYN.jpg> 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario