TRADUCTOR

Buscar este blog

12.10.14

MIRANDO A CHARTRES

Francisco Toledo ocupa un lugar relevante en el panorama escultórico español del siglo XX. 
Es un artista que se mueve entre la figuración y la abstracción más expresiva. Su formación con grandes maestros de la escultura, su carrera profesional, nutrida de premios, y la herencia de su obra, que es testimonio de la inspiración en las nuevas tendencias plásticas y de una visión personal de volúmenes y formas, hacen que su obra sea valorada y forme parte del patrimonio artístico de un siglo.

En algunos de sus trabajos trató temas religiosos y, en ellos, cobra tanta relevancia la interpretación formal como la simbólica. 

En el ámbito de Murcia capital, la única muestra que se conserva de esa temática religiosa es el conjunto escultórico que, a finales de los años sesenta, realiza para la fachada de la iglesia de la Residencia de Niños y Ancianos del Complejo de Espinardo.


Para esta composición, Toledo se inspira en las esculturas que ha visto en las fachadas de la Catedral de Chartres, cuando su viaje a Francia le lleva a conocer nuevas formas expresivas. 
El trabajo escultórico de Chartres lo conmueve y deja en él una huella profunda.

Plantea en Espinardo la escena del Juicio Final de la portada de la catedral francesa, mezclando diversos motivos, que componen un gran friso de incontestable fuerza.

En la portada real de Chartres, en el tímpano central, aparece un Pantocrátor, es decir, un Cristo en Majestad, rodeado por el tetramorfos, los símbolos de los cuatro evangelistas: El hombre o ángel, el águila, el león y el toro.




Toledo disuelve la composición, creando un elemento central, Cristo en Majestad encerrado en mandorla, que bendice con la mano derecha y sujeta el libro en la izquierda, al igual que aparece en el tímpano central de la portada real de Chartres.



En la mayoría de representaciones del Juicio Final, aparecen, a un lado de Cristo, los justos, y al otro, los condenados. 

Sin embargo, Toledo, en su reinterpretación particular, sitúa los evangelistas en el grupo de la derecha, y en vez de representarlos por sus símbolos, los humaniza. 



La composición formal se inspira en las figuras-columna que, en la catedral, aparecen en la base de las arquivoltas de la portada real. 




Son cuatro figuras en las que las actitudes vuelven los ojos a Chartres, aunque Toledo los filtra bajo el prisma de las nuevas corrientes artísticas de las vanguardias.

Se reconoce a cada evangelista por el símbolo que porta: San Juan, el águila, 




San Mateo, el hombre (a veces representado como un ángel), 



San Lucas, el toro,




y San Marcos, el león.






A la izquierda, aparece un grupo de ángeles; grupo que en Chartres se ve reflejado en el tímpano de la portada del transepto sur. 



Pero Toledo, los representa igualando la estética del grupo de los evangelistas.


El resultado es una reinterpretación de la escena del Juicio Final que asume sus significados e plasma las formas con una figuración estilizada, matizada en texturas y tendente, en algunos puntos, a la abstracción.


Este año, la Comunidad Autónoma ha puesto a la venta el Complejo Residencial y, con él, la iglesia, un edificio que refleja la nueva estética de la década de los sesenta. 

Las esculturas de Toledo han pasado, por tanto, a ser propiedad particular.


Su próxima inclusión en el Catálogo de Bienes Muebles, la librará, posiblemente, de su desaparición. 

Esperamos que la catalogación llegue a tiempo y el Juicio Final de Paco Toledo se salve de una destrucción a todas luces inmerecida.





FRANCISCO TOLEDO SÁNCHEZ (1928-2004)

Nace en el Cabezo de Torres, Murcia, en 1928.
A los diez años ingresa en la Sociedad Económica de Amigos del País, donde aprende técnicas artísticas con Clemente Cantos y Luis Garay.
A los trece años entra en el taller del escultor Juan González Moreno.
Más tarde trabaja con el escultor e imaginero, José Sánchez Lozano y con el también imaginero y tallista Antonio Carrión Valverde.

1945

Beca de escultura, de la Diputación Provincial de Murcia, para cursar estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid; allí recibe clases del valenciano José Capuz Mamano, y del ex­tremeño Enrique Pérez Comendador

1947

Primer Premio de Escultura para Artistas Noveles en la exposición organizada por el Ayuntamiento de Murcia.

1949

Primer Premio en la Exposición Regional.

1954

Escultura monumental en piedra, para el Pantano del Cenajo, por encargo de la Diputación Provincial de Murcia.

1957

Presenta obras en la Exposición Nacional de Bellas Artes, en la Sección de Pintura, Escultura, Grabado, y Arquitectura, en el Ministerio de Educación. 
Segunda Medalla de la Exposición Nacional.

De 1957 a 1960 realiza una serie de obras religiosas, por encargo, con destino al Principado de Asturias: para la iglesia del Orfanato Minero de Oviedo, para la iglesia del Alto de Cabruña, para la capilla de la Fundación Masaveu, para la iglesia de la Residencia de Niños de la Diputación Provincial de Oviedo y para la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, de la cual fue profesor.


Entre 1960 y 1964 se encuentra pensionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores en la Academia de Bellas Artes de Roma, ciudad en la que descubre el expresionismo de la obra de Donatello y la obra de los contemporáneos Marini y Manzu.


Se traslada posteriormente a Francia donde contempla la escultura de la fachada de la Catedral de Chartres en la que ve que, más allá de la técnica perfecta, transmite expresión y vida. 

También le cautivaron el impresionismo y el postimpresionismo.

Consigue ingresar, como profesor interino de Modelado y Vaciado, en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Oviedo.


1963

Expone una serie de obras en la Galería Michel Warren, en la calle de las Bellas Artes de Paris.

1965

Condecoración de la Bienal Internacional de Alejandría. 
Exposición individual en la Galeria Escorpio, en la vía Bavuino de Roma.

1966

Primera Medalla en la Exposición Nacional de Escultura por su obra Nióbide. 
Premio Salzillo de escultura con la obra A las tres te la daré, con la mano y con el pie.

1970

Realiza una obra religiosa para la iglesia de los Padres Franciscanos de Alcalá de Henares, en Madrid.

1973

Premio Tomás Francisco Prieto, que otorga la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

1974

Obtiene la plaza de Catedrático de Modelado y Composición de la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde más tarde es nombrado Jefe de Departamento de Escultura.

1975

Expone Pequeñas esculturas de grandes escultores en la Fundación Rodríguez Acosta de Granada. 
Medalla en el Congreso FIDEM, de Cracovia (Polonia).

1977

Medalla de Plata de Escultura en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. 
Medalla en el FIDEM de Budapest.

1982

Expone obras en el Premio Cáceres de Escultura.

1984

Exposición de Contraparada 5, en Murcia. 
VI Bienal Internacional de la Diputación de Pontevedra. 
Exposición de Profesores de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, (FLASH).

1985:  

Presenta algunas obras a la exposición Arte en Murcia, en el Museo Municipal de Madrid, y al Homenaje Nacional de la Facultad de Bellas Artes de Madrid a Antonio Machado, Federico García Lorca y Miguel Hernández.

1987

Participa en la exposición: Tierno y la Paz, Pintura, Escultura y Dibujo y Testimonios en el Planetario de Madrid y en la exposición Homenaje, Bodas de Diamante del Cubismo en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, en la Galería Zenhid.

1988

Presenta su tesis doctoral La Técnica en la Obra Escultórica.

1990

Participa en la exposición 20 Profesores de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid en la Galería Duris de Games, de Madrid.

1992

Expone en la EXPO '92 de Sevilla, en los pabellones de.Castilla-León y Murcia, y en las galerías Meca, de Murcia y Thais, en Lorca.

Hay obras suyas en el Museo de Arte Contemporáneo de Ma­drid, en el MUBAM de Murcia y en el Museo Palacio Piñares de Santander; también en la Academia de Bellas Artes de España en Roma, en el edifico de la Comunidad Autónoma de Murcia y en el de la Diputación Provincial de Oviedo, en el Ayuntamiento de Murcia, en la Universidad de Oxford, en la de Leyden (Ho­landa) y en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.


Realizó varios trabajos de obra pública, entre los que destacan el dedicado al inventor del autogiro, don Juan de la Cierva Codorníu, en Murcia, el Monumento al Aviador Caído, en la Academia General del Aire de San Javier, en Murcia, el Monumento a Alfonso X El Sabio en Toledo, el de Valle-Inclán en el paseo de Recoletos de Madrid, y el del Padre Vitoria en Salamanca.


Falleció en Madrid el 17 de noviembre de 2004.



Fuentes:
MELENDRERAS GIMENO, José Luis: Escultores Murcianos del Siglo XX. Murcia: CAM y Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, 1999.
SIMSON von, Otto: La Catedral Gótica. Madrid: Alianza, 2000 (1ª Ed. 1980)
MONREAL Y TEJADA, Luis: Iconografía del Cristianismo. Barcelona: El Acantilado, 2000.

Fuentes de las imágenes de la catedral de Chartres:
"Chartres", en France-Voyage [En línea] <http://www.france-voyage.com/photos/visionner-chartres-12504.htm>
"Decoración escultórica de la catedral de Chartres" en Educastur [En línea] <http://web.educastur.princast.es/proyectos/jimena/pj_leontinaai/arte/webimarte2/WEBIMAG/GOTICO/chartesc.htm>

4 comentarios:

  1. No entiendo como se puede vender algo que pertenece a la comunidad, no hay pueblo que defienda sus representaciones artísticas? que nos pasa? Habrá alguna forma de conservar la fachada? y que renueven el interior? o trasladarla completa a otra parte?

    ResponderEliminar
  2. Estupenda investigación y análisis, es un lujo contar con tu sapiencia.
    Por cierto, ¡quién lo hubiera dicho!

    ResponderEliminar
  3. Hola. ¿Se sabe si al final se protegerá este conjunto? Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que se va a proteger todo el Complejo, por lo que las esculturas de Toledo quedarán incluidas.
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar

Escribe aquí tu comentario